Ya tengo el briefing del cliente ¿Y ahora qué? ¿Por dónde empiezo ¿Me lanzo de cabeza a crear la pieza? No, claro que no, hay muchos escalones que subir antes de comenzar con la realización de un proyecto.

Cuando te lanzas con el desarrollo creativo de una pieza se te pasan mil ideas por la cabeza. Ideas que puede que sean increíbles pero, ¿Y si comienzas a realizarla y empiezas a darte cuenta de que no puedes seguir avanzando con ella? ¿Y si te estancas y no sabes por dónde seguir? Por no hablar del cliente ¿Serías capaz de que las visualizara en su cabeza exactamente igual que tú? Es muy difícil, ¿no te parece? Por eso es tan importante contar desde el primer momento con la creación de un storyboard.

Aquel que te permita plasmar en una simple hoja o a través de la pantalla todas aquellas ideas que han nacido de un brainstorming y que están por aterrizar. No sólo te ayudarán a que el cliente lo vea todo más claro y le vendas mucho mejor la idea, sino que  te facilitará la vida a la hora de situar planos, escenas y ponerte manos a la obra con la realización de la pieza.

4 Cosas que debes saber antes de elaborar un buen storyboard

  • Un storyboard es un conjunto de viñetas bocetadas de forma gráfica que sirven de guía en el desarrollo de un proyecto. Pero no solo son imágenes, también puedes (y debes) añadir textos a modo guión o indicar los planos en cada escena. Esto te servirá de gran ayuda y hará que tu story sea mucho más completo.
  • Comienza por ordenar todo aquello que quieres que ocurra en una línea temporal.
  • Identifica los momentos que serán claves para el proyecto. ¿Sabes dónde se mostrarán los mensajes o cualidades del producto en un vídeo de producto, por ejemplo? 
  • ¿Una vez que elabore mi storyboard puedo cambiarlo? Tranquilo/a es posible que a lo largo del proceso creativo sufra cambios. Añadirás nuevas ideas, descartarás otras, ya sea porque no terminan de encajar, porque se te han ocurrido otras mejores o porque no es posible llevarlas a la práctica. No tengas miedo de hacer los cambios necesarios para que la pieza quede perfecta.

Ahora sí ¿no?, ¿una vez haya creado un storyboard puedo empezar con la realización? 

No, no vayas tan rápido. Primero tendrás que comprobar que lo que has bocetado anteriormente funciona. Para ello, pasaremos a crear una animática (o las que necesitemos). Es decir, animaremos aquello que previamente hemos esbozado en el storyboard. Pero no solo eso, en este paso, incluiremos la música seleccionada para ver si encaja con la pieza como habíamos pensado. 

Gracias a la animática podremos calcular los tiempos que durará cada escena, el ritmo, los movimientos de cámara… y podremos añadir efectos de sonido,, clips y textos. 

Al igual que pasaba anteriormente con el storyboard, piensa que la animática puede sufrir ciertos cambios. En Kutuko por ejemplo, usamos la animática para intercambiar feedback con el cliente hasta dar exactamente con lo que buscan. Una vez tengamos aprobada la animática como montaje definitivo, podremos entonces empezar a producir la pieza.

Y ahora sí, hemos llegado al final. Como ya os habréis podido dar cuenta, en el estudio el storyboard y la animática son dos herramientas imprescindibles para la realización de cualquier pieza. De esta forma, el desarrollo del proceso creativo es mucho más sencillo y eficaz.

Esperamos que te haya servido de ayuda este post. Si te interesa conocer más herramientas de trabajo y descubrir qué metodología seguimos en el estudio, te invitamos a que te unas al workshop en streaming que hemos lanzado. Podrás aprender cómo trabajamos con los clientes, las técnicas de creatividad que utilizamos, el desarrollo del proyecto y la producción del mismo.

¡Nos vemos muy pronto!

Leave a Reply

X